El primer alunizaje de la Biblia, hace 40 años

https://i2.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/aldrin-luna.jpg
.
Lunes 20 de Julio del 2009
Biblia
 
Estados Unidos
.

FLORIDA, Estados Unidos (La Razón,ReL,EFE,P+D/ACPress,net) Cuando se han cumplido cuarenta años desde que dos astronautas norteamericanos pisaran por vez primera la Luna, el 20 de julio de 1969, aún quedan algunos aspectos del viaje que no son tan conocidos, a pesar de no haber sido ocultados. El protestante (presbiteriano) Aldrin llevó un salmo al suelo lunar, y tomó el pan y el vino según la fe evangélica. Las anécdotas de la fe cristiana jalonaron la gesta que culminó hace cuatro décadas con la llegada del hombre al primer planeta solar.
.
De la aventura que supuso la llegada del hombre a la luna se han escrito millones de páginas de alabanza y crítica. Las motivaciones políticas en plena carrera espacial entre Estados Unidos y la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el discurso no pronunciado -pero redactado- por el presidente Nixon en el caso de que hubiera sido un fracaso, las teorías sobre si fue un montaje «cocinado» en Hollywood.
.
Pero de lo que casi no se ha hablado, aunque no es un secreto, es que uno de los dos hombres del Apollo 11 que pisó la Luna -cuyo nombre casi queda en el olvido al ser Neil Armstrong el primero- conmemoró lo que en la fe evangélica o protestante se conoce como «la cena del Señor» o «santa cena»; esto es, un rito en el que se toman el pan y el vino como símbolo y recuerdo de la muerte y resurrección de Jesús (Los católicos, en la eucaristía, celebran la presencia real -no simbólica- del cuerpo y la sangre de Cristo, que vuelve a ser sacrificado). Lo relata el propio astronauta en el libro que publicó en 1973, «Regreso a la Tierra», y lo ha recordado en estos días en el diario «USA Today» el pastor Mark Cooper, de la parroquia presbiteriana de Webster (Tejas), a la que asistía Aldrin.
.
  

https://i2.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/armstrong-collins-aldrin.jpgLos tripulantes del Apolo 11 que llegó por primera vez a la luna en
1969, (de izq. a der.) Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin “Buzz” Aldrin.


LA PRIMERA SANTA CENA LUNAR

.
Edwin «Buzz» Aldrin, celebró de manera privada esta ritual, con ayuda de una pequeña forma de pan, unas gotas de vino y una copa ‘ad hoc’ que le procuraron en la Iglesia presbiteriana de Webster, en Texas. Según describió Aldrin, «abrí los pequeños envoltorios de plástico que contenían el pan y el vino. Vertí el vino en la copa que me dieron en mi parroquia. En la gravedad de la luna, el vino se rizó lentamente y se deslizó por el borde de la copa. Entonces, leí en la Escritura: ‘Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante’. Comí el pan y bebí el vino. Di gracias por la inteligencia y el espíritu que habían llevado a dos jóvenes pilotos al Mar de la Serenidad. Fue interesante pensar: el primer líquido jamás bebido en la luna y el primer alimento comido allí, fueron las especies de la comunión».
.
Desde entonces, la copa que fue usada en la luna, es guardada en la iglesia presbiteriana de Webster, donde cada año, el domingo más cercano al 20 de julio, celebran el «Día de la comunión lunar». La “Heritage Auction Galleries” subastó la tarjeta, con el versículo escrito por Aldrin; y fue adquirida por 179.250 dólares.
.
Hubo más hechos religiosos registrados en la misión lunar. Así, en la pequeña placa de silicona que quedó en la Luna, firmado por cuatro presidentes de los EEUU y otros 73 líderes mundiales, siete de ellos hicieron referencias a Dios. Fueron los presidentes de Brasil, Irlanda, Vietnam del Sur y Malasia; el rey Balduíno de Bélgica, el Papa Pablo VI y el Sah de Irán.
.
 

https://i2.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/edwin-buzz-aldrin.jpg Edwin «Buzz» Aldrin.


IMÁGENES CENSURADAS

.
La idea del miembro de la tripulación más famosa de la carrera espacial, era haber dejado testimonio gráfico de todas sus expresiones de fe con ayuda de las cámaras de que disponían. Sin embargo, los astronautas se vieron obligados a realizar todas sus prácticas religiosas con una gran discreción, porque la NASA no veía con buenos ojos estos gestos. Un año antes, en 1968, la misión del Apolo 8 había logrado su objetivo de orbitar diez veces la Luna en a lo largo de 20 horas. Era la víspera de Navidad, el 24 de diciembre por la noche, y sus tres tripulantes, Frank Borman, Jim Lovell y Bill Anders, realizaron una sorprendente conexión en directo con los canales de televisión de todo el mundo. «Estamos cerca de la Luna y, para todos los que nos siguen desde la Tierra, la tripulación del Apolo 8 tiene un mensaje que le gustaría compartir: “En el principio, Dios creó el cielo y la Tierra”», comenzó a leer Anders. Era el inicio del libro del Génesis, que prosiguieron leyendo los tres astronautas en turnos hasta el versículo 15. «Y Dios hizo dos lumbreras grandes, la mayor para gobierno del día y la menor para gobierno de la noche», continuaron. «Buenas noches, buena suerte, feliz Navidad y que Dios les bendiga a todos», fue la conclusión de su conexión en directo. Este gesto enfureció a Madalyn Murray O’ Hair, una conocida activista atea, quien demandó a la NASA. El auto fue desestimado por la Corte Suprema, pero la agencia espacial exigió a sus astronautas desde ese momento una mayor «contención» religiosa.
.
EL SALMO 8, EN EL ESPACIO
.
El astronauta presbiteriano Aldrin llevaba también un trozo de papel en el que había garabateado algunos versículos del salmo 8: «Cuando veo los cielos, obra de tus manos, la Luna y las estrellas que creaste, ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él, el ser humano para que de él te preocupes?». Aldrin posó el papel sobre la superficie del satélite y regresó a la nave.
.
El católico Michael Collins, otro de los integrantes del Apolo 11, también quiso dejar constancia de su fe. En una de las paredes internas de la nave dejó escrito: «Nave espacial 107. La mejor creada. Que Dios la bendiga».
.
En enero de 1971, dos de los tripulantes del Apolo 14, Shepard y Mitchell, depositaron sobre la superficie lunar un paquete que contenía la Biblia en microfilm y el primer versículo del Génesis en 16 idiomas. Seis meses más tarde, durante la misión del Apolo 15, James B. Irwin, tras caminar sobre la Luna, declaró haber «sentido el poder de Dios como jamás lo había sentido antes». En 1998, John Glenn, que regresó al espacio después de 36 años, declaró: «Para mí es imposible contemplar toda la creación y no creer en Dios». Quien sabe, quizás haya que estar en la Luna para encontrarse con el Señor…

.
Noticia Relacionada:
.
Subastan tarjeta con versículo bíblico usado en la primera ‘Santa Cena’ en la Luna

Anuncios

Sorprende a la NASA un extraño e inusual descenso de la actividad solar

https://i2.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/sol.jpg  
.
Jueves 23 de Abril del 2009
Ciencia y Tecnología
Estados Unidos
.
NUEVA YORK, Estados Unidos (EFE / ACPress.net) La agencia espacial estadounidense NASA ha detectado que el Sol ha entrado en un extraño proceso de quietud, con muchas menos manchas en su superficie y una menor intensidad en las llamaradas y las tormentas, según informa en su sitio web la entidad científica norteamericana.
.
Ya en septiembre pasado la NASA había indicado que la presión promedio del viento solar -el torrente de partículas cargadas que embate la atmósfera terrestre y empuja los rayos cósmicos hacia los lindes del sistema planetario- había caído un 20% desde mediados de la década de 1990.
.
El astrónomo alemán Heinrich Schwabe determinó a mediados del siglo XIX que los ciclos se cumplían con bastante regularidad cada 11 años, y eso ha continuado así durante más de 200 años. Pero este año las caídas han sido tan persistentes como las del mercado de valores financiero, valga la comparación.
.
EL SOL SE DEBILITA
.
Lo extraño es que aunque los expertos creían que se había tocado fondo en el 2008, las gráficas han seguido cayendo aún más pasada esta fecha. En todo el año 2008 no se observaron manchas solares durante 266 días, esto es, el 73% del período, y por ello, los expertos creyeron que el ciclo estaba en su punto más bajo y empezaría a reactivarse. Pero en el último trimestre no se han observado manchas en 78 días, es decir, el 87% de los días.
.
“Éste es el sol más tranquilo que hemos visto desde 1913”, dice David Hathaway, experto en manchas solares del Centro Marshall de Vuelo Espacial, en Huntsville (Alabama). En aquel año no se observaron manchas en el Sol durante 311 días.
.
El asunto preocupa a los científicos porque estos quisieran preveer cuándo llegará el próximo “máximo solar”, una cima de actividad que dura de tres a cuatro años. El motivo es que las tormentas solares pueden causar perturbaciones en las redes de distribución de electricidad y las comunicaciones en la Tierra.
.
Un informe reciente de la Academia Nacional de Ciencias, de Estados Unidos, indica que una tormenta fuerte durante ese período podría tener consecuencias catastróficas, y los gobiernos podrían perder el control de la situación. La debilidad de los vientos solares podría permitir una irrupción mayor de rayos cósmicos en el sistema solar, con peligros crecientes para la salud de los astronautas, y menos tormentas geomagnéticas y auroras en la Tierra.
.
También se ha registrado el nivel más bajo de irradiación solar en 55 años, lo cual indica un debilitamiento del campo magnético global del Sol. Y además varias cápsulas espaciales de la NASA han encontrado que el brillo del Sol ha bajado desde 1996 un 0,02% en las ondas visibles, y hasta un 6% en los rayos ultravioletas.
.
“SE OSCURECERÁ EL SOL”
.
Estos datos tienen un interés especial desde una perspectiva del contenido del relato bíblico. En varias partes se hacen referencias específicas a una pérdida de la luminosidad de este planeta, que es el “motor central” del sistema solar y, en especial, de la Tierra.
.
En el libro de Isaías (traducción de La Biblia de las Américas), por ejemplo se destaca que una de las señales de la cercanía del “día del Señor” será el hecho de que “las estrellas del cielo y sus constelaciones no destellarán su luz; se oscurecerá el Sol al salir, y la luna no irradiará su luz” (capítulo 13, versículo 10).
.
Ya en el Nuevo Testamento, se repite que “inmediatamente después de la tribulación de esos días, el Sol se oscurecerá, la luna no dará su luz, las estrellas caerán del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas” (Mateo 24:29).
.
Palabras muy parecidas se utilizan en Marcos 13:24, y en el evangelio de Lucas se reincide en que “habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra, angustia entre las naciones, perplejas a causa del rugido del mar y de las olas, desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las potencias de los cielos serán sacudidas”.
.
¿Puras coincidencias? ¿especulaciones sin fundamento? En cualquier caso, para quien observa acontecimientos fuera de lo común, un hecho que despierta curiosidad e interés.

Según un investigador la «luna de sangre» al morir Jesús fue un eclipse

https://i1.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/crucifixion-luna-roja.jpg
.

Viernes 10 de Abril del 2009
Astronomía
Estados Unidos
.
NUEVA YORK, Estados Unidos (CBN News, MundoCristiano/ ACPress.net)
Casi todos han oído de la estrella de Belén, la señal que Dios puso en los cielos para anunciar el nacimiento de Jesús. Pero muchos no recuerdan o ignoran las señales que, según relata también la Biblia, se vieron en la tierra y el cielo el día de su crucifixión y muerte.
.
Dice la Biblia que el mundo entero refleja y está lleno de la gloria de Dios, tanto en el resplandor de una puesta de sol como en el bello diseño de las estrellas. ¿Pero existe o puede verse esa gloria en medio del día negro de la crucifixión?
.
Rick Larson, productor de “La estrella de Belén” asegura rotundamente que si. Además cree que es positivo investigar estas posibles señales- “Jesús mismo anunció, ‘Habrá señales en el sol, la luna y las estrellas’. Por lo tanto es lógico buscar esas señales”.
.
Larson dice que Dios le guió a investigar la similitud y coincidencias entre la astronomía, la historia y la Biblia, en relación a los relatos bíblicos acerca de la vida de Jesús. Con sus investigaciones, llegó a producir un DVD acerca de la estrella de Belén que muestra cómo los sabios de Oriente (Reyes Magos) habrían visto el movimiento de Júpiter, que junto a las características de las estrellas y demás planetas indicaban el nacimiento de Jesús en el año 2 D.C.
.
Larson ahora también afirma que ha demostrado cómo algunos de los hechos de la semana de pasión de Jesús se pudieron ver en señales en el cielo. 

https://i1.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/crucifixion-Jesus.jpg“Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre
toda la tierra hasta la hora novena. Y el sol se oscureció…”
(Evangelio de San Lucas 23:44-45).

.
Se basa en primer lugar en las coincidencias bíblicas. Ya cientos de años antes de nacer Jesús el profeta Joel predijo acerca del día de la crucifixión y muerte de Cristo… “daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre y fuego y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre…”.
.
“Mientras El estaba en la cruz… se desató un auténtico infierno… hubo terremotos, grandes terremotos que rompieron las peñas, y así lo relata el Nuevo Testamento… el cielo se oscureció a mediodía… Joel en su visión de este evento habla de grandes nubes de humo que ocultan el sol”, señala Larson. Además, el apóstol Pedro ratifica en el libro de Hechos lo ocurrido. Cincuenta días después de la cruz, en la fiesta de Pentecostés, Pedro cita de nuevo al profeta Joel y recuerda a los judíos de esas señales asociadas con la muerte de Jesús, diciendo: “como ustedes mismos saben…”
.
¿Podemos conocer de alguna forma si estos fenómenos narrados en la Biblia fueron eventos reales?
.
Por una parte los historiadores antiguos documentaron la oscuridad y los terremotos, explica Larson. Y “luna de sangre” es el término antiguo para un eclipse lunar. El color rojo viene de la luz indirecta que se vuelve roja al pasar por la atmósfera de la Tierra, y la luz solar se oscurece ante el eclipse.
.
Se puede demostrar, dice Larson, que en efecto al morir Jesús en la cruz la Luna fue eclipsada. Esto se reproduce con modernos programas de astronomía. “Si uno hubiese estado en la Luna en el momento exacto de la muerte de Cristo, hubiese visto a la Tierra eclipsando al sol”. Lo que, visto desde la Tierra, supone que esa tarde de la crucifixión desde Jerusalén, al mirar al cielo, se veía la luna de sangre como fruto del eclipse.
.
Artículos Relacionados:
.
El verdadero día en que Jesús murió en la cruz

. 

La ciencia médica en el centro del dolor y muerte de Cristo