Un hallazgo arqueológico apoya la teoría de Kepler sobre la estrella de Belén

Domingo 13 de Enero del 2008
Ciencia y Tecnología
España

MADRID, España (El Manifiesto / ACPress.net) Una curiosa y extraordinaria revelación arqueológica se encuentra contenida en una tablilla acuñada en caracteres cuneiformes en el Museo estatal de Berlín. Se trata de un auténtico documento astronómico y astrológico que revela la existencia de una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis en el año 7 antes de Cristo.

Y existen grandes coincidencias entre los datos de la conjunción astral sumamente inusual que contiene la tablilla y el relato bíblico sobre la estrella de Oriente. Algo que ya el astrónomo Kepler había adelantado como teoría, resultado de sus estudios pero son el apoyo de este hallazgo arqueológico, producido en 1925.

Los Evangelios enmarcan el nacimiento de Jesús en tiempos del censo ordenado por César Augusto, cuando Quirino era gobernador de Siria, y en los últimos años del rey Herodes, quien falleció en el mes de marzo del año 4 a.C. Para los historiadores, Jesús nació unos siete años antes del año «0» del calendario actual.

El evangelista Mateo (2:2) pone en relación el evento del nacimiento de Jesús en Belén y la adoración de los “sabios de Oriente” con la aparición de una estrella particularmente luminosa e inusual en el cielo de Palestina. Y es precisamente en relación a este momento que la tablilla de arcilla ofrece un testimonio particular que apoya en muchos detalles una teoría sobre la veracidad del relato bíblico. Algo ya conocido, pero que traemos como información al hilo de las fechas que se celebran en todo el mundo, con el 6 de enero como “día de los reyes de Oriente”.

Existen muchas hipótesis sobre la estrella que vieron los magos (“magoi” en griego era la palabra con que se denominaba a la casta de sacerdotes persas y babilonios que se dedicaban al estudio de la astronomía y de la astrología) y que les llevó a afrontar un viaje de más de mil kilómetros con el objetivo de rendir homenaje a un recién nacido. La que apoya esta teoría es sin duda una de las más verosímiles.


Johannes Kepler

.
APORTACIONES DE LA ASTRONOMÍA

Fue el 17 de diciembre de 1603 cuando Johannes Kepler, el conocido astrónomo y matemático de la corte del emperador Rodolfo II de Habsburgo, al observar con un modesto telescopio desde el castillo de Praga el acercamiento de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis, se preguntó por primera vez si el Evangelio no se refería precisamente a ese mismo fenómeno.

Con esta idea hizo concienzudos cálculos hasta descubrir que una conjunción de este tipo tuvo lugar en el año 7 a.C. Recordó también que el famoso rabino y escritor Isaac Abravanel (1437-1508) había hablado de un influjo extraordinario atribuido por los astrólogos hebreos a aquel fenómeno: el Mesías tenía que aparecer durante una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis. Kepler habló en sus libros de su descubrimiento, pero la hipótesis cayó en el olvido, perdida entre su inmenso legado astronómico.

Faltaba una demostración científica clara. Llegó en 1925, cuando el erudito alemán P. Schnabel descifró anotaciones neobabilonias de escritura cuneiforme acuñadas en una tabla encontrada entre las ruinas de un antiguo templo del sol, en la escuela de astrología de Sippar, antigua ciudad que se encontraba en la confluencia del Tigris y el Éufrates, a unos cien kilómetros al norte de Babilonia. La tablilla se encuentra ahora en el Museo estatal de Berlín.

Entre los numerosos datos de observación astronómica sobre los dos planetas, Schnabel encuentra en la tabla un dato sorprendente: la conjunción entre Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis tiene lugar en el año 7 a.C.. Además, se produjo una circunstancia excepcional para un hecho ya de por sí nada frecuente: la conjunción se repitió en tres ocasiones durante un periodo de tiempo de unos pocos meses: del 29 de mayo al 8 de junio; del 26 de septiembre al 6 de octubre; del 5 al 15 de diciembre. Además, según los cálculos matemáticos, esta triple conjunción se vio con gran claridad en la región de la cuenca del Mediterráneo.


Kepler fue el astrónomo que estudió la conjunción de Jupiter y
Saturno en la constelación de Piscis en el año 7 antes de Cristo.

.
UNA PREGUNTA VEROSÍMIL

Si este descubrimiento se identifica con la estrella de Navidad de la que habla el Evangelio de Mateo, el significado astrológico de las tres conjunciones hace sumamente verosímil la decisión de los Magos de emprender un largo viaje hasta Jerusalén para buscar al Mesías recién nacido.

Según explica el prestigioso catedrático de fenomenología de la religión de la Pontificia Universidad Gregoriana, Giovanni Magnani, autor del libro “Jesús, constructor y maestro” (Gesú costruttore e maestro, Cittadella, Asís, 1997), “en la antigua astrología, Júpiter era considerado como la estrella del Príncipe del mundo y la constelación de Piscis como el signo del final de los tiempos. El planea Saturno era considerado en Oriente como la estrella de Palestina. Cuando Júpiter se encuentra con Saturno en la constelación de Piscis, significa que el Señor del final de los tiempos se aparecerá este año en Palestina. Con esta expectativa llegan los Magos a Jerusalén, según el Evangelio de Mateo 2:2”. “¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle”, preguntan los magos a los habitantes de Jerusalén y después a Herodes.

La triple conjunción de los dos planetas en la constelación de Piscis explica también la aparición y la desaparición de la estrella a los ojos de los observadores, un dato claramente confirmado por el relato del Evangelio.

La tercera conjunción de Júpiter y Saturno, unidos como si se tratara de un gran astro, tuvo lugar del 5 al 15 de diciembre. En el crepúsculo, la intensa luz podía verse al mirar hacia el Sur, de modo que los Magos de Oriente, al caminar de Jerusalén a Belén, la tenían en frente. La estrella parecía moverse, como explica el Evangelio, “delante de ellos” (Mateo 2:9).

Noticia Relacionada:

La verdadera estrella de Navidad nació en Belén

Jugador Kaká entrega su premio de mejor futbolista del mundo a su iglesia en Brasil


     Kaká con su premio de mejor
  jugador del mundo 2007 de la FIFA.

Miércoles 09 de Enero del 2008
Iglesia
Brasil
.

SAO PAULO, Brasil (Efe / ACPress.net) El recién coronado FIFA World Player ha decidido entregar su trofeo a la sede de la iglesia evangélica “Renacer en Cristo”, de Sao Paulo, de la cual es miembro.

El futbolista brasileño Kaká expuso su trofeo de mejor jugador del mundo de 2007, concedido por la Fifa, en la sede de la iglesia evangélica Renacer en Cristo de Sao Paulo, a la que pertenece el deportista.

El astro del club italiano Milán dejó el trofeo en la iglesia durante el culto que se celebró por el año nuevo. Luego se confirmó que el trofeo permanecerá en la iglesia, en un memorial dedicado a su feligrés más conocido.

Kaká dona a la iglesia 'Renacer en Cristo' el FIFA World Player

El trofeo se podía admirar apoyado sobre un atril
de mármol de la
Iglesia Evangélica Pentecostal
“Renacer en Cristo” de Sao Paulo en Brasil.

.
No es por motivos de orgullo personal, declaró Kaká, sino de agradecimiento a Jesús: “Agradezco a Dios por esta conquista y voy a dejarlo aquí, en la casa del Señor, para que todos puedan verlo”, declaró el deportista durante el servicio religioso evangélico, al que asistieron alrededor de 5.000 personas.

UNA VIDA VINCULADA A JESÚS

Ricardo Izecson Leite “Kaká” es un profundo creyente y suele celebrar sus goles con los brazos en alto, para agradecer la ayuda divina en su trabajo.

En la final del Mundial de Clubes, jugado el pasado diciembre en Japón, Kaká exhibió una camiseta escrita en inglés con el mensaje “I belong to Jesus” (“Pertenezco a Jesús”), tras marcar un gol que permitió que su equipo se proclamase campeón frente al Boca Juniors argentino.

El delantero regaló una réplica de esta camiseta al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, la semana pasada, en un acto privado en el palacio residencial de la Granja do Torto de Brasilia.


Kaká entregando una camiseta
al presidente de Brasil, Lula da Silva.

.
Fue también muy comentado que el internacional brasileño, al recibir el Fifa World Player (Mejor Jugador del Año) también mencionó a Dios. “Hoy es un día muy especial para mí, porque cuando era más joven yo tenía el sueño de convertirme en futbolista profesional en el Sao Paulo y jugar al menos un partido con la selección. Pero la Biblia dice que Dios tiene más para nosotros de lo que podemos pensar o querer, y eso es justo lo que ha ocurrido en mi vida” (puede ver aquí
la entrega y las declaraciones en video, 10 Mb).

El futbolista también ha asegurado en diversas ocasiones que contribuye al sostenimineto de su iglesia pagando un diezmo de su astronómico salario y que, en un futuro, cuando se retire del fútbol, le gustaría ser pastor evangélico. También colabora, de diversas formas, en obras de ayuda social.

Noticias Relacionadas:

Kaká, designado ‘Mejor jugador del Año’, agradece a Dios el premio

Kaká, balón de oro 2007, padre en el 2008, y pastor evangélico tras dejar el fútbol

Jugador Kaká no mantuvo relaciones sexuales hasta el matrimonio por obedecer a Jesús

Jugador brasileño Kaká adora a Dios, tras lograr el Milan la Champions League