Vida y obra del Gran Reformador Martín Lutero

https://i1.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/lutero-5-solos.png

Miércoles 29 de Octubre del 2008
Testimonio
 Argentina

Por: Pablo Burguess*

Mientras Savonarola, en el centro del mundo civilizado, batallaba por la pureza de la moral y creencias cristianas, crecía en las selvas teutónicas un niño que más tarde había de realizar el sueño de este y llevar a cabo la obra colosal de la reforma del Cristianismo. Se llamaba Martín Lutero. Nació cerca de Eisennach, Alemania, en 1483 de padres de humilde condición, que sin embargo se empeñaron por la educación de su hijo. Acabados los estudios elementales en su pueblo, pasó un año en una escuela de Magdeburgo y después fue a Eisennach a un colegio de los franciscanos. La pobreza de sus padres le obligaba a vivir como «estudiante pobre» es decir, recibiendo albergue libre y pidiendo limosnas a los ricos. En Eisennach encontró protección en la familia Cotta, que se interesó por él hasta el punto de ofrecerle un hogar en su casa.

En el año 1501, Lutero estaba listo a entrar en la Universidad de Erfurt, centro entonces de la vida intelectual de Alemania. Su padre había prosperado en su oficio de minero y resolvió hacer de Martín, su hijo, un abogado.

Progresaba en sus estudios hasta el año 1505, cuando repentinamente, dejó la carrera de la abogacía para entrar en el monasterio de los agustinos en Erfurt. Hay varias leyendas que explican este cambio inesperado, pero lo único que sabemos de los escritos de Lutero mismo, es que ciertas «dudas» respecto al estado de su alma le impulsaron a tomar los votos monásticos. Estas dudas le atormentaban aún después de entrar en el convento. Se sentía pecador y anhelaba el perdón de Dios. No encontraba lo que su alma deseaba en las costumbres y prácticas monásticas, a pesar de cansar a sus superiores con sus continuas confesiones y de castigar su cuerpo con un ascetismo riguroso.

Desengañado de estas cosas se dedicó a un estudio de las Sagradas Escrituras, una copia de las cuales había encontrado encadenada a un pilar de la biblioteca de la universidad. De estas y de las explicaciones de un anciano hermano del monasterio llegó a entender que el perdón de Dios no se alcanza por las penitencias y «buenas obras», sino simplemente por aceptar el perdón que su amor ha previsto.

Así, después de dos años de lucha, su alma encontró la paz que anhelaba.

Más o menos, en el año 1510, sus superiores mandaron a Lutero a Roma, para desempeñar allí una comisión del convento. El había esperado encontrar en el sumo pontífice y su corte, modales de la vida cristiana, y quedó sorprendido y horrorizado al contemplar la corrupción que existía en los lugares que él creía verdaderamente santos. Sin embargo, consideró necesario seguir las costumbres de los peregrinos a Roma, y así, entre otras cosas, subió la «escalera santa» (que se cree trasportada por manos de ángeles de Jerusalén a Roma) de rodillas y diciendo un Padrenuestro en cada escalón. Repentinamente recordó la declaración del profeta Habacuc, citado después por el apóstol Pablo: «El justo vivirá por su fe» y le ocurrió que todas aquellas penitencias y todos estos rezos forzados, no valían absolutamente nada.

Sin embargo no pensó de sí sino como fiel hijo de la Iglesia Romana, y al regresar a su convento en 1512, recibió el título de Doctor de la Sagrada Escritura en su universidad de Erfurt, y aceptó el profesorado de teología en la recién fundada y pequeña universidad de Wittenberg. Al principio de su actividad como profesor, Lutero enseñaba la misma teología que había aprendido en Erfurt. La única diferencia entre él y los demás profesores, era de que él basaba los dogmas en la experiencia más bien que en principios filosóficos o autoridad del Papa o de la Iglesia. Pero poco a poco vino a entender que era imposible reconciliar sus principios con los de la teología antigua. Así pasaron cinco años.

En 1517 llegó cerca de Wittenberg, un fraile llamado Juan Tetzel recogiendo dinero para acabar la construcción de la iglesia de San Pedro en Roma, dando indulgencias en cambio, con autorización del mismo Papa y del arzobispo de Mainz. Tetzel afirmaba que cada vez que se oía sonar el dinero al caer en la caja de recaudación, se libraba un alma del purgatorio. El pueblo entendió que se compraba no solo el perdón de los pecados pasados sino aún el derecho de pecar durante unos días futuros, doctrina que soltó todos los lazos de la moralidad.

Lutero conoció el desastroso efecto de la venta de las indulgencias por medio del confesionario e indignado escribió sus famosas 95 tesis, clavando lo escrito en las puertas de la iglesia del Castillo de Wittenberg el día antes del «de Todos los Santos», 31 de octubre, para que fueran leídas por los que llegaran a la celebración de este día.

Continúa…

Historiador César Vidal presenta libro ‘El caso Lutero’: Lutero llegó a respuestas correctas por hacer las preguntas correctas

.
https://i1.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/libro-caso-lutero.JPG

Miércoles 29 de Octubre del 2008
Libros
España

MADRID, España (eMision,EcoDiario/ACPress.net) El historiador evangélico César Vidal presentó su último libro -‘El caso Lutero’, un “ensayo heterodoxo”- citando a James Atkinson. Vidal señaló que “Lutero había llegado a las respuestas correctas porque se había formulado las preguntas correctas”. Fue el pasado día 23, cerca del Día de la conmemoración anual de la Reforma, en el Hotel Wellington en Madrid.

Vidal hace apenas unas semanas había presentado el que entonces era su último libro: “Por qué soy Cristiano”, de Editorial Planeta, agotada ya su primera edición y camino de acabar con la segunda. En la presentación de este su último libro –de momento- expresó que “me gusta escribir de todo, pero me siento cómodo con la dimensión espiritual, tanto de mi vida como de mis obras”, palabras con las que deja claro que “El caso Lutero” no sólo tiene “finalidad historiográfica”, sino que tiene también un envés de “contenido espiritual” y hasta didáctico.

Fue el pasado día 23, cerca del Día de la conmemoración anual de la Reforma (31 de octubre) cuando César Vidal presentó “El caso Lutero” (Editorial Edaf), que ha sido distinguido con el “Premio Finis Terrae de ensayo humanista heterodoxo”. Y, desde luego, muchos consideran un heterodoxo a Vidal: un novelista capaz de predicar el Evangelio y la Reforma Protestante con naturalidad en medio de su labor como escritor y periodista. 

EL LIBRO

“El Caso Lutero” es un estudio que quiere interpretar y comprender las diferentes etapas por las que atravesó el reformador alemán y que le llevaron, sin que probablemente ésta fuera su intención, a una ruptura con Roma que cambió el curso de la historia de la Iglesia Cristiana, de Europa y de la humanidad. Se trata de una obra de investigación histórica a Lutero, desde su conversión hasta su separación definitiva de la Iglesia Católica en la Dieta de Worms, su excomunión por el Papa León X y la condena a la hoguera por Carlos V, pasando por los abusos en la venta de indulgencias, la corrupción eclesial y la deplorable situación espiritual del pueblo llano.

https://i0.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/vidal-libro.JPG
Historiador evangélico César Vidal
presenta su libro ‘El caso Lutero’.

.
El conocido escritor sostiene que no se trata de una biografía más del monje alemán, sino de “un intento de un historiador, que no es católico ni luterano, por comprender las razones del desgarro experimentado por la cristiandad occidental a inicios del siglo XVI”.

El caso Lutero es un ensayo, por tanto, heterodoxo que, afirma, ha arrancado de las fuentes originales del Protestantismo. “Quise escribir este libro en primer lugar por el gran desconocimiento que hay en la sociedad española tanto de Lutero como de la Reforma Protestante”.

El ensayo inicia su recorrido mucho antes del 31 de octubre de 1517, fecha en la que Lutero clavó en las puertas del castillo de Wittemberg sus 95 tesis contra las indulgencias. Es el obligado contexto, el prolegómeno que necesita Vidal para explicar que “la tremenda crisis institucional del papado constituía un síntoma innegable de una no menos profunda crisis espiritual”.

“¿Verdaderamente eran anticatólicas las noventa y cinco tesis de Lutero?” es lo que Vidal se pregunta, entendiendo que Lutero no quería ni se imaginaba una ruptura tan lacerante con la Iglesia Católico-Romana. Ni tan siquiera fue un pulso o un reto. “Decir que fue un desafío a la Iglesia Católica es insostenible históricamente. En realidad, la raíz del problema no estuvo en Lutero sino en las prácticas económicas de ciertas jerarquías, incluido el Papa”. Cree César Vidal que la intención de Lutero era iniciar un debate de profundo calado teológico que atendiera las necesidades reales de la Cristiandad de la época tal y como, previamente, lo habían pretendido otros reformadores o humanistas de la talla de Erasmo de Rotterdam. Pero aunque su intención era someter a discusión el texto, de acuerdo con la práctica académica de la época, la acción fue interpretada como un grave desafío a la jerarquía eclesiástica.

https://i0.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/vidal-libro1.jpg portada del libro
César Vidal y su nuevo libro ‘El caso Lutero’.


PRESENTE Y FUTURO

El libro mira al pasado, pero otea el horizonte. Así lo dijo en la presentación Vidal: “El libro pretende que la Historia vivida hace casi medio milenio arroje su luz sobre lo acontecido en estos siglos intermedios y, sobre todo, sobre nuestro devenir en los próximos tiempos”.

Por ello, quiere aplicar -a la luz de la Reforma Protestante- sus principios al presente y futuro. Así, afirma Vidal que en España tenemos vacíos que llenar. El cree, por ejemplo que es necesario hoy en día entender que Lutero “frente a los problemas de la humanidad vuelve a la Biblia por encima de cualquier tipo de jerarquía o de orden establecido”. 

MULTIMEDIA

Pueden ver o descargarse aquí el video con una entrevista a César Vidal, junto a la presentación que el autor hizo del libro “El caso Lutero” (video, 41 Mb).

También pueden ver aquí el trailer de la película “Lutero” de Joseph Fiennes (video, 5 Mb)

https://i2.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/cesar-vidal.jpg
César Vidal Manzanares.

.
RESEÑA DEL AUTOR

César Vidal Manzanares (Madrid, 1958) es historiador, escritor y colaborador en medios de comunicación. Es doctor en Historia, con premio extraordinario de fin de carrera por la UNED, en Teología y en Filosofía, por la Logos University, y licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.

Cristiano evangélico protestante, es conocido, además de por su trabajo como historiador, tanto por su abundante trabajo como escritor como por su colaboración en diversos medios de comunicación (prensa, radio, televisión e Internet). Algunos de los medios en los que ha colaborado son: COPE, Libertad Digital, El Mundo, Protestante Digital, Telecinco y Antena 3. Actualmente, es director del programa La Linterna de la Cadena COPE y de Camino del Sur también de la Cadena COPE.

Ha ejercido la docencia en distintas universidades de Europa y América. También ha sido galardonado con diversos premios, como el Premio Humanismo de la Fundación Hebraica y ha sido reconocido por su labor en defensa de los derechos humanos por organizaciones como Yad-Vashem, Supervivientes del Holocausto (Venezuela), ORT (México), Jóvenes Contra la Intolerancia o la Asociación Víctimas del Terrorismo.

A todo esto se añade que ha sido ganador del Premio de novela histórica Ciudad de Cartagena (2000) por la mandrágora de las doce lunas; Premio de biografía Las Luces (2002) por Lincoln; Premio Jaén (2004) por El último tren a Zurich. Premio CCEI (2005) por la misma obra, Premio Espiritualidad 2004 con la obra El testamento del pescador, el libro de temática espiritual más vendido en España en 2004 a excepción de La Biblia, Premio de Ciencias Sociales (2005) de la Academia de ciencias, tecnología, educación y humanidades y ganador del Premio Ciudad de Torrevieja 2005 con Los hijos de la luz. En 2006 ganó el premio Algaba dedicado a biografías y estudios históricos con la obra Pablo el Judío de Tarso.