Halloween, día de las brujas, una práctica diabólica

https://i2.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/no-halloween.jpg

Domingo 26 de Octubre del 2008
Sociedad
 Estados Unidos

Por: Dr. Antonio Bolainez*

La Biblia dice en Deuteronimio 18:10-11, “No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos”.

UNA COSTUMBRE SATÁNICA

En este mes de Octubre, en todo el territorio de los Estados Unidos, Europa y algunos países de Centro y Sur América, se llevan a cabo festejos o practicas sobre Halloween, o día de las brujas. Practicas que no tienen nada que ver, ni con la cultura estadounidense, y mucho menos con nuestros países latinos.

En todo el territorio estadounidense, la inmensa mayoría de las casas y todos los establecimientos comerciales como los malls, plazas principales, hoteles y zonas residenciales, son llenos de adornos decorativos relacionados con fantasmas, telarañas, calaveras y mascaras en referencias a demonios, y por supuesto no pueden faltar las famosas calabazas. En las escuelas públicas y aun escuelas privadas, y en algunos casos hasta iglesias evangélicas, obligan a los niños y jóvenes, a que se disfracen con atuendos relacionados al satanismo. Yo vivo en el Valle de Rió Grade del estado de Texas, y cada año he visto iglesias con estandartes que hacen referencia a esta practica pagana, e inclusive vendiendo en los estacionamientos de sus iglesias las famosas calabazas.

¿DE DONDE VIENE?

Conozcamos un poco de la historia de esta costumbre satánica:

El 31 de octubre es una fecha asociada con los muertos, las almas en pena, las brujas y los hechizos. Estas características se deben a su cercanía con el día de los difuntos, que se conmemora en la primera semana de noviembre.

Históricamente, el Halloween como práctica de encuentro y reunión, fue heredada de los celtas ingleses. Para los católicos este nombre se deriva de la palabra inglesa All Hallow’s Eve (Víspera del Día de todos los Santos).

Las costumbres tuvieron su origen en las celebraciones de año nuevo de los druidas y los romanos. Como en otros festivales de año nuevo, en esta fecha los muertos volvían a estar entre los vivos. Los celtas hacían sacrificios humanos y de animales, en honor al dios Samhaím, señor de la muerte.

Durante la ceremonia los celtas se disfrazaban con las pieles de los animales sacrificados para sacar del pueblo a los demonios que los visitaban y poder regresar a la normalidad al día siguiente. Con las cenizas y restos de los sacrificios hacían un rito para conocer el futuro de los siguientes meses.

Así mismo, se celebraba el “sabbath” o fiesta de brujas. En ella, las brujas y brujos se reunían para ofrecer sacrificios a Satanás, señor de la muerte, mediante ritos, actos sexuales y muerte. En la Edad Media se quemaban gatos negros por creerlos amigos de las brujas.

En Estados Unidos comenzaron a celebrar esta fecha las pequeñas comunidades de irlandeses católicos a mediados del siglo XIX y se esparció la tradición al resto del planeta, entre ellos Centro y Sur América.

Continúa…