¡El becerro dorado de América está cayendo!

https://i1.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/becerro-oro.jpg

Domingo 19 de Octubre del 2008
Sociedad
 Estados Unidos

Por: Rev. David Wilkerson* 


Por algún tiempo he estado profetizando acerca del asolamiento de América a través de un holocausto económico. Últimamente estoy convencido que una de estas dos escenas podrá tomar lugar:

1. De súbito, puede haber una explosión de advertencias quizás el mercado de valores baje mil puntos o más. Después de un breve tiempo de alarma, el mercado puede rebotar. Cuando eso suceda, los inversionistas estarán convencidos de que han hecho una corrección. Y nuevamente, la perspectiva será: ¡el cielo es el límite!

Trágicamente, está actitud llevará a un tipo de euforia nunca antes visto en América. Pueden haber especulaciones económicas desordenadasy pueden llevar al mercado a la estratósfera.

2. Por el otro lado, el mercado de valores o mercado de obligación puede descender durante la noche sin rebotar. Si es así, diariamente veremos un sin número de inversionistas retirarse porque todos reconocerán que América ha sido asolada con la quiebra del mercado. En ese momento, habrá pánico total. Y sabremos que nuestra nación ha entrado en un período de juicio divino porque habrá una estrepitosa y súbita baja de cotizaciones y caeremos en el caos.

¿Cuál es la razón por este juicio? ¡Vendrá como la ira de Dios sobre una nación que ha derramado ríos de sangre inocente! En el Antiguo Testamento, los profetas le advirtieron a la nación de Judá que el juicio vendría por un derramamiento de sangre parecido.

“Ciertamente vino esto contra Judá por mandato de Jehová, para quitarla de su presencia, por los pecados de Manasés, y por todo lo que él hizo; asimismo por la sangre inocente que derramó, pues llenó a Jerusalén de sangre inocente; Jehová, por tanto, no quiso perdonar.” (2 Reyes 24:3-4).

El derramamiento de sangre de Manasés fue sólo un pequeño riachuelo comparado con el océano de sangre derramado por los que practican el aborto en América. Añada a eso la sangre de personas inocentes muertas por conductores embriagados, armas de fuego, y asesinato. Entonces añada la sangre de niños asesinados por otros niños, vidas inocentes cortadas por aquellos que no tienen sentido del bien y el mal.

La Biblia lo dice claro: Dios no perdonará el derramamiento de sangre inocente. ¡Él enviará juicio!

Continúa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: