Marruecos castiga con cárcel el ‘proselitismo’ de las religiones no islámicas

https://i0.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/mapa-marruecos.gif

Sábado 11 de Octubre del 2008
Religiones
Bandera de Marruecos 
Marruecos

RABAT, Marruecos (ACN Press/ACPress.net) No hay avances en la libertad religiosa en Marruecos. Es la conclusión de un estudio sobre este campo que ha realizado la Asociación americana Democracia y Derechos Humanos tomando como período de referencia el 2007 y lo que llevamos del 2008.

Han constatado que persisten los abusos y discriminaciones para los creyentes que hacen pública su adhesión a otras religiones que no sean el Islam, en especial para los conversos desde esta religión al Cristianismo. Según los datos que aporta el informe de esta Asociación, en Marruecos se pueden contabilizar hasta cinco mil católicos y evangélicos protestantes, dato que se eleva hasta los 25.000 si se cuenta a toda la comunidad cristiana.

Según señala el informe, respecto a los judíos, son entre cuatro mil y seis mil y la mayoría reside en Casablanca. Otras cuatrocientas personas, recoge, practican en el país la fe bahaí (religión monoteísta, cuya idea central es que la humanidad es una sola raza y que ha llegado el día de su unificación en una sociedad global, como explican en su sitio web).

https://i0.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/mohamedVI.jpg

El Rey Mohamed VI.


En Marruecos, el Islam es la religión oficial y el Rey Mohamed VI es el principal representante en la tierra de la comunidad islámica alauita. El Gobierno ha prohibido la distribución de materiales religiosos que no hagan referencia al Islam, ya que de hacerlo se considera como actos como proselitismo y está penado con tres y hasta seis meses de cárcel.

Entre los casos estudiados por Democracia y Derechos Humanos, destaca el de dos jóvenes turistas franceses que fueron detenidos en marzo de este año por tener en su posesión Biblias y compact disc con contenidos cristianos ajenos al Islam. Fueron acusados de proselitismo, aunque finalmente fueron puestos en libertad y pudieron abandonar el país.

No obstante, se permite la venta de biblias en el reino en francés, español o inglés, pero no en árabe.