Evangélicos chinos movilizados por los Juegos Olímpicos pese a la persecución

Miércoles 13 de Agosto del 2008
Sociedad
China

PEKIN, China (Varios/ACPress.net) Se calcula que dos millones de visitantes, incluidas unas quinientas mil personas extranjeras, irán a Beijing durante las Olimpiadas. Alrededor de dieciséis mil atletas y funcionarios participarán en los Juegos Olímpicos de Verano y siete mil en los Paralímpicos.

El Movimiento Patriótico Triautónomo/Concilio Cristiano Chino (MPT/CCC), ha publicado una edición especial bilingüe, en chino-inglés, de los cuatro Evangelios, bajo licencia de las Sociedades Bíblicas Unidas (SBU) y de la Sociedad Bíblica Americana respectivamente. Esta publicación ostentará el emblema oficial de las Olimpiadas.

Además, se pondrán a disposición de los participantes y de los visitantes Escrituras impresas en la Imprenta de la Amistad, con la colaboración de las Sociedades Bíblicas Unidas (SBU).

También se distribuirán gratuitamente en varias iglesias durante este año olímpico, porciones del Evangelio que contienen un añadido con los testimonios de fe de deportistas cristianos chinos. Confían en que muchas personas serán alcanzadas así por la Palabra de Dios.

DIÁLOGO AMABLE ENTRE ATEO CHINO Y CRISTIANO ARGENTINO

A todo esto se añade que el libro del evangelista argentino-estadounidense Luis Palau “Un diálogo amable entre un ateo chino y un cristiano argentino” será distribuido entre los atletas y entrenadores que participen de los Juegos Olímpicos de Beijing.

En este libro, Palau narra la conversación que sostuvo con  el ateo Zhao Qizheng -un alto funcionario del gobierno chino. En el mismo se habla de las creencias básicas del Cristianismo y la perspectiva que se tiene sobre el Cristianismo desde la cultura china y sus creencias. Es un signo más de la reforma temporal que está realizando China durante el periodo de los Juegos Olímpicos para lavar su imagen de cara a la galería.


Pese a la persecución del gobierno chino contra los
cristianos, ellos siguen creciendo cada vez más en China.

 

PERO SIGUE LA PERSECUCIÓN

El Comité Organizador Olímpico de Beijing ha establecido además lugares de culto dentro de la Ciudad Olímpica para facilitar la atención espiritual a los participantes. Líderes de la Iglesia en China dirigirán los cultos. Las iglesias de Beijing abrirán sus puertas para recibir a los visitantes durante sus cultos, y muchos de sus fieles se han ofrecido como voluntarios para atender durante el período de las Olimpiadas.

A pesar de todas estas noticias del aparente respeto por parte del Gobierno de China hacia el Cristianismo llegan y son contrastadas multitud de denuncias de persecución que se están realizando contra los líderes de las iglesias caseras. Según se informó la semana pasada, el presidente de la Fraternidad de Iglesias Caseras y su esposa se vieron obligados este mes a vivir en la calle después de las autoridades chinas en varias ocasiones les obligasen a salir del lugar donde fijaron residencia.

También hace un par de semanas Li Baiguang, destacado abogado de derechos humanos y miembro de una iglesia casera, fue encarcelado por su trabajo poco antes de la reunión que había planificado con los miembros del Congreso de los EE.UU.

A principios de este año, el propietario de la librería cristiana Shi Weihan fue detenido de nuevo por la impresión de Biblias y literatura cristiana sin autorización oficial. Shi gestiona una librería religiosa con el permiso del gobierno de Pekín, pero ha suplido a varias iglesias caseras de material no aprobado oficialmente.

En China, el gobierno supervisa la impresión de literatura religiosa, incluida la Biblia. El gobierno controla el culto religioso y oficialmente sólo permite que asistan a servicios en los lugares permitidos por el Estado.

A los evangélicos o protestantes sólo se les permite asistir a servicios en las iglesias de los Tres Movimientos Patrióticos, aunque millones de evangélicos asisten a las iglesias no oficiales bajo el riesgo de ser arrestados.

Noticias Relacionadas:

La China ‘olímpica’ sigue empeorando en derechos humanos

La muy atípica libertad religiosa en China

No hay lugar para la religión en China