La mayoría de los anglicanos ingleses cree que la práctica homosexual va contra la ética cristiana

.

Sábado 02 de Agosto del 2008
Iglesia
 
Inglaterra

LONDRES, Inglaterra (Ansa/ACPress.net) Una encuesta encargada y publicada por The Times revela que sólo un tres por ciento de los anglicanos piensa que la práctica homosexual no es un pecado, en tanto que un 81 por ciento considera con rotundidad a esas relaciones como “pecaminosas”.

La mayoría de los anglicanos considera que las relaciones homosexuales son contrarias a la moral cristiana, es decir, son pecado; y sostiene por lo tanto que las personas gays en relaciones sexuales no deberían ser ordenadas como obispos de esa iglesia.

De acuerdo a la encuesta publicada en Gran Bretaña, comisionada a la consultora ComRes para el periódico The Times, sólo el tres por ciento de los anglicanos piensa que la práctica homosexual no es un pecado, en tanto que un 81 por ciento considera con rotundidad a esas relaciones como “pecaminosas”.


Arzobispo anglicano Rowan Williams.


Para el 15 por ciento restante, valorar moralmente las relaciones homosexuales resulta “mucho más complicado” que realizar un juicio de valor tan simple.

Así pues, el sondeo realizado por The Times indicó que el arzobispo de Canterbury y cabeza de la Iglesia Anglicana, Rowan Williams, carece de un apoyo mayoritario dentro de los fieles de su congregación si quiere llevar adelante la aprobación de la ordenación de los obispos en relaciones homosexuales. Es más, sólo uno de cada tres anglicanos dijo en la encuesta que Williams representa su punto de vista.

La encuesta coincide con la segunda semana de la Conferencia de Lambeth, en Canterbury (sureste de Inglaterra), en la que unos 650 obispos anglicanos debaten por el futuro de esa iglesia, en el marco de profundas divisiones entre conservadores y liberales por la ordenación de homosexuales activos al rango de obispos.

Noticias Relacionadas:

La Comunión Anglicana inicia una Conferencia de Lambeth llena de interrogantes

El obispo anglicano de Londres investiga la ‘boda religiosa’ de dos sacerdotes gays