Arqueólogos alemanes aseguran haber hallado el palacio de la reina de Sabá

Sábado 17 de Mayo del 2008
Arqueología
Alemania

BERLÍN, Alemania (Varios/ProtestanteDigital.com) Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Hamburgo, dirigido por el profesor Helmut Ziegert, ha anunciado el hallazgo de los restos del palacio de la legendaria reina de Sabá en la localidad etíope de Axum-Dungur, cerca de la frontera con Eritrea.

De ser realmente el palacio de la reina de Sabá, se habría desvelado uno de los mayores enigmas de la antigüedad, según anunció ayer la universidad de Hamburgo en un comunicado. Además, los descubridores defienden la teoría de que el recinto habría albergado durante un tiempo el Arca de la Alianza, el cofre mencionado en la Biblia como contenedor de los diez mandamientos; una caja de acacia y oro construida por Moisés por orden de Dios para tal fin.

El equipo de arqueólogos, que trabaja en la zona desde 1999, basa su anuncio en la aparición de numerosas ofrendas en un templo, fechado en el siglo X antes de Cristo, localizado bajo otro de consagración cristiana. La cantidad de ofrendas y la orientación del templo, en dirección a la estrella Sirius, son los indicios esgrimidos por los arqueólogos alemanes en su escueto comunicado. El hallazgo suscita las dudas de distintos arqueólogos y estudiosos. 

Arqueólogos alemanes dicen haber encontrado el templo de la reina de Saba
Imagen de las excavaciones en Axum (Etiopía)
del presunto palacio de la reina de Sabá.


Los argumentos del equipo alemán, dirigido por el profesor Helmut Ziegert y que estudia en Axum desde 1999 la historia de los inicios del reino de Etiopía parecen, según las informaciones recibidas hasta ahora, poco consistentes. No se habla de ninguna inscripción que pruebe el hallazgo.

Con respecto al palacio, el arqueólogo Helmut Ziegert presume que Menelik I, rey de Etiopía y según la tradición del país hijo de la reina de Sabá (Makeda, en el relato etíope) y Salomón, fue quien ordenó construirlo. La familia imperial etíope se consideró siempre según la tradición descendiente de la pareja.

Alrededor de Menelik I se sostiene otra tradición que ha sido muy explotada en tiempos recientes por seudoarqueólogos, según la cual se llevó el Arca de la Alianza desde Israel a su país. En la búsqueda de la legendaria Sabá y del Arca han participado numerosos aventureros. Por ejemplo, en 1934, Malraux emprendió una expedición en aeroplano a Yemen y el año pasado otros arqueólogos sugirieron que un templo hallado en Mareb (Yemen) estaba relacionado con la reina.


El palacio de la reina de Sabá habría
sido construido hace unos 3 mil años.


Ziegert, no obstante, es un arqueólogo veterano que el año pasado sorprendió a la comunidad científica al proponer que la sedentarización comenzó 400.000 años antes de lo previsto.

LA REINA DE SABÁ

La reina de Sabá está documentada casi exclusivamente en la Biblia y se la conoce –como hemos adelantado- por su relación con el rey hebreo Salomón, con el que supuestamente según la tradición habría tenido un hijo, Menelik I, y por la riqueza de su reino.

De la monarca sabemos poco, sustancialmente lo que cuenta la Biblia en 1 Reyes 10:1-13, la reina viajó a Jerusalén para probar la sabiduría de Salomón con enigmas. Parece que hicieron buenas migas e intercambiaron regalos, pero luego se volvió a su casa (donde quiera que estuviese), sin más. La imagen de una mujer de bandera que seduce a un rey poderoso y listo no procede, pues, de la Biblia, aunque haya tenido un inmenso éxito en el arte, la literatura y el cine (y en otras tradiciones). De hecho, para muchos la reina de Sabá tiene las hechuras de la voluptuosa Gina Lollobrigida en “Salomon and Sheba” (1959), de King Vidor.


“Oyendo la reina de Sabá la fama que Salomón había alcanzado por el
nombre de Jehová, vino a probarle con preguntas difíciles.” (1 Reyes 10:1).


DUDAS DE LOS EXPERTOS

Tres expertos españoles mostraron su sorpresa, su escepticismo e incluso su incredulidad respecto al anuncio, dado que la reina de Sabá y su reino están ubicados en Yemen, al otro lado del mar Rojo. Se sabe que los sabeos atravesaron el estrecho de Bab El Mandeb, en el mar Rojo, y se asentaron en la actual Etiopía, donde establecieron un judeocristianismo que pervive. Pero ese viaje fue hacia el siglo VI a. C., esto es, cuatro siglos después de la fecha en que se sitúa dicho templo, descubierto esta primavera.

El comunicado de los arqueólogos es poco preciso, pero no parece que se hayan localizado inscripciones, “y la cultura sabea es epigráfica, de modo que es raro que no detallaran que aquel edificio era tan importante”, advierte un experto arqueólogo catalán. El catedrático emérito de filología semítica de la Universitat de Barcelona Gregorio del Olmo pone “en tela de juicio” el hallazgo mientras “no aparezca un friso explicativo”. “La reina de Sabá posiblemente existió -añade-, pero dudo que el templo hallado sea el del personaje bíblico, aunque puede que los sabeos de Etiopía, en su tradición, lo establecieran en honor de aquel personaje”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: